Jardín Botánico, la atalaya verde

Sustentado sobre una colina que desciende desde el Barrio de San Vicente y se asoma a una gran panorámica que se extiende sobre la orilla del río Galindo, el Jardín Botánico conforma el mayor espacio de trama medioambiental existente en Barakaldo.

Plaza Bide Onera
Nuestro recorrido comienza en la Plaza Bide Onera (Nº1), justo en la trasera del edificio del Palacio de Justicia. Desde allí tomamos la avenida Gernikako Arbola, lugar que, con sus soportales y terrazas, ofrece cobijo en cualquier época del año a los numerosos transeuntes que pasean por esta ancha calle desde la que, en su parte final, conectaremos con una de las entradas al Jardín Botánico (Nº2).

Jardín Blanco
La puerta del Jardín Blanco nos facilita el acceso a uno de los numerosos sectores en los que está dividido este cinturón verde que, con una superficie de unos 65.000 metros cuadrados, fue inaugurado el 21 de junio de 2002. Aquí podemos elegir entre pasear por el Camino de los Cerezos, contemplar las piceas azules, visitar el árbol de Judas, detenernos ante los numerosos rododendros o evocar paisajes muy lejanos frente a los arces japoneses.

Jardines estacionales
Tras atravesar este área, y mientras bordeamos el parque por uno de sus círculos más excéntricos, pasamos por el jardín y el bosque de Invierno, a los que siguen el Autóctono, el de Otoño, el de Verano y el de Primavera, en una rica secuencia de espacios singulares. Zonas de juegos para niños se entrecruzan con pequeños caminos y paseos que nos conectan en todas las direcciones, mientras la vista y el olfato quedan prendadas de un sinfín de especies botánicas procedentes de todo el mundo. Jazmines y enebros, mimosas y abetos, sequoyas y alerces, abedules y saucos, palmeras y chopos, acacias y sauces, son sólo una pequeña muestra de las más de 1.200 especies arbóreas y vegetales de este parque todavía en desarrollo, que nos muestra las pautas del paisaje al que aspira a convertirse a través de su propio ciclo vital.

Jardín exótico
Junto a todo esto, también podemos encontrar un jardín exótico, plantas aromáticas, nenúfares y, recorriendo buena parte de la trama del parque, todo un sistema de pequeños arroyos, cascadas, así como un lago central, con su correspondiente mirador, que se abre sobre toda la cornisa verde y desde el que hay una vista privilegiada sobre los rascacielos de San Vicente y el complejo Comercial de Megapark.

La iluminación (el parque permanece abierto de 10 de la mañana a 9 de la noche en invierno) es otra de las cuestiones más cuidadas del mobiliario urbano del entorno. Elementos con brazos salientes y luminarias suspendidas para evitar el encuentro con el ramaje del arbolado, y apoyos rectos de bajas alturas, contribuyen a la uniformidad, ubicación y encuadre de las diferentes masas forestales, así como a una perfecta visualización de caminos, de forma que ofrece una sensación de sosiego y quietud, invitando al paseo, la estancia y el disfrute del parque.

Gernikako Arbola
La salida del Jardín Botánico la realizamos por la misma puerta en la que llevamos a cabo el acceso. Desde allí continuaremos por la misma avenida Gernikako Arbola (Nº3), en esta ocasión por la acera contraria, hasta alcanzar el paseo que también recorre a lo largo, y por su parte más baja, el Parque de Arteagabeitia, desde el que accederemos al Jardín de las Esculturas que, con una superficie de casi 11.000 metros cuadrados antes ocupada por huertas y espacios abandonados, se ha configurado como otro gran espacio de ocio, con una plaza central con zona infantil de juegos y un paseo flanqueado por áreas ajardinadas. Llegamos así al punto de partida, junto al Palacio de Justicia.

Close

Visit Barakaldo

Barakaldo Turismo

Close